Barcelona World Race: Las Canarias, Cabo Verde y los Doldrums

Barcelona World Race: Las Canarias, Cabo Verde y los Doldrums

Esta pasada madrugada y no hace muchas horas, los barco en cabeza acaban de pasar el ecuador. Ahora se encuentran navegando en la zona de los doldrums, donde el viento cae y empieza a girar en sentido antiorario.

El tramo del estrecho hasta el ecuador, nos ha dejado con imágenes muy interesante, sobretodo en lo que a la táctica se refiere. Justo al salir, el anticiclón de las azores era el primer obstáculo de cara a como encarar el paso a las Canarias. En esos días (y no hace tantos) el anticiclón estaba muy metido hacia tierra, lo que provocó una disminución del viento alisio en la zona y que la mayoría de la flota optara por pasar muy cerca de la costa marroquí. Así, pudimos ver como el Hugo Boss, fue el único barco que tomó esta opción, la cual le fue perfecta ya que encontró más viento y pudo recuperar algunas millas en la cabeza. El resto escogieron pasar entre las islas. Pero si nos fijamos en los barcos más alejados, el We Are Water y el One Planet One Ocean al pasar por la zona con 24 horas de antelación, la opción que tomaron ya fue la de ganar oeste mucho antes y pasar bastante más lejos del archipiélago canario.
Una vez entrada en la zona de alisios, la opción táctica ya era a largo plazo, ya que aunque por el medio nos encontramos las islas de Cabo Verde, la mirada ya esta puesta en el paso del ecuador. Esta es realmente la dificultad táctica del atlántico, puesto que a 20 días vista, ya tenemos que ir viendo que evolución tiene el anticiclón de Santa Elena, ya que nos abrirá la ventana de paso de los doldrums en una opción más al Oeste o al Este. Esta es la verdadera clave del éxito.
Como hemos podido ir viendo, la gran navegada hacía W, la tomaron todos los equipos de cabeza entre los dos archipiélagos atlánticos. Una vez llegados a la altura de Cabo Verde, todo el mundo a correr hacia el Sur. Si nos fijamos en el track, podemos ver como realmente ha sido una navegada casi en vertical para poder atacar el ecuador, siempre estando vigilando para un posible cambio de estrategia o una maniobra para sorprender a los demás.
Tal y como hemos dicho anteriormente, el grupo de los cuatro que van en cabeza ha cruzado la mitad del mundo esta madrugada (más o menos) entre los grados 25 y 30 W, que era la situación teórica donde las calmas abrían una ventana de viento para cruzar. Es por esto que se prevé una navegada hacia los alisios del sur muy rápida, ya encarando hacia los cuarenta rugientes, que en los últimos partes ya estaban bien establecidos justo al sur del anticiclón de Santa Elena.
Hay que seguir la previsión y ver como evoluciona la meteo en la zona sur, pero para esta edición, la zona central de altas presiones está muy alargada, casi llegando a la costa africana y dejando un pasillo de vientos portantes cerca de la costa de brasil. Vamos a ver hasta donde se acercan los equipos y hasta donde bajan para ir a buscar viento.
Nos esperan unos días de verdadera navegación oceánica y de grandes movimientos tácticos. Lastima de no poder ver más embarcaciones, ya que tengo la sensación que faltan velas por comparar y para dar emoción.
Pol Quintana para Sailing Roots
Barcelona World Race: El Estrecho de Gibraltar

Barcelona World Race: El Estrecho de Gibraltar

Una vez superada la resaca post-mediterráneo, queda pensar en el Atlántico. 
Como muchos/as sabréis, en esta edición se ha superado el récord Barcelona – Estrecho de Gibraltar establecido en la pasada edición por Jean-Pierre Dick y Loïk Peyron con el Virbac-Paprec 3 (3 días 7 horas 55 minutos) y que ahora sustentan Pepe Ribas y Alex Thompson en el Hugo Boss (2 días 5 horas 50 minutos). No ha sido un récord fácil, pues en su travesía hacía el atlántico, han chocado con 3 OFNIs (Objeto Flotante No Identificado) y se les ha enganchado una red de pesca. Esta, no se la pudieron sacar hasta bien entrados en el océano, pues los vientos fuertes característicos del estrecho y el fuerte oleaje no se lo ha permitido. 
La misma suerte han tenido Anna Corbella y Gerard Marín con el GAES Centros Auditivos, pero estos han podido parar el barco, dar marcha atrás y desenredar-se.
Me gustaría destacar el papel que están haciendo tanto el We Are Water (séptimos) de los hermanos García y el One Ocean One Planet & Pharmaton (sextos) de Aleix Gelabert y Dídac Costa ya que parten con desventaja con los barcos de les escudería de la FNOB más antiguos. 
El primero es el antiguo Estrella Damm de la pasada edición de la Barcelona World Race en el que Alex Pella y Pepe Ribes consiguieran la cuarta posición y anteriormente fue el Virbac-Paprec 2, con el que Jean-Pierre Dick y Damian Foxall consiguieron ganar la primera edición de la regata en 2007/2008. Todo un barco ganador. 
El segundo  es un barco con mucha historia, el antiguo Kingfisher con el que Ellen McArthur batió el récord del Atlántico de Plymouth a Newport y con el que consiguió el segundo puesto en la Vendée Globe en el año 2000. Posteriormente, en 2002, conseguiría la victoria en la Route du Rhum. La verdad es que ha de ser todo un honor poder disfrutar de esta regata en una embarcación que sabes que no es ganador pero que lo fue en su día. 
¿Y ahora qué?
Pues bien, ahora empieza la regata, tal y como ha declarado Nandor Fa (que siguen luchando para pasar por el estrecho tras fallar en la estrategia a seguir en cuanto a la bajada hacia el estrecho y en la composición de velas). Los Alisios no están establecidos y la ruta más factible es ganar Oeste. La bajada hacia las Canarias va a esperar unas horas, puesto que acercarse a tierras africanas y dirigirse a las islas, no parece la opción más rápida. Hay que seguir navegando alejados de la Ortodrómica para poder atacar la bajada del Atlántico de la forma más rápida. 
Aquí las estrategias empiezan a ser a largo plazo y hay que mirar a varios días vista. Pero hay que tener en cuenta la ruta que van a tomar los demás skippers, pues parte de las elecciones, radica en mantenerse juntos hasta ver una posibilidad de desmarcarse. (Como ya hizo Alex Pella en la pasada Route du Rhum, escogiendo la ruta más larga pero no la más lenta). 
La vela oceánica se caracteriza por ser una navegación estratégica y de previsión. Nada queda al azar (o por lo menos se intenta) pues hay que tener en mente que por delante quedan miles de millas. Vale más la pena ser conservador que jugarse una vela que después vas a necesitar.
Veremos como atacan los vientos portantes y como deciden acercarse a las calmas ecuatoriales. 
Barcelona World Race: La Salida

Barcelona World Race: La Salida

Ayer la vela oceánica escribió otro capítulo en su historia. La tercera edición de la #BWR2014 ha dado comienzo tal y como estaba previsto, a las 13:00 horas.
La verdad es que para el que os esta contando esto, ayer fue un día muy especial. Hacía días que esperaba poder ver con mis propios ojos el día de ayer. Me levanté temprano, cogí la bici y la cámara y me dirigí al pantalán del Port Vell de Barcelona donde los IMOCAs aguardaban el ser abordados por sus respectivos skippers. Al llegar, tuve la suerte de encontrarme con algunos amigos que muy amablemente me cedieron el pase de prensa para poder entrar y ver en primera persona, como se desarrollaban los últimos minutos antes de partir.

Ha sido emocionante poder ver las cara de los patrones (y patrona) pocas horas antes de tomar la salida. Poder ver las caras de acompañantes y familiares al saber que no volverían a verse en 3 meses (con suerte). Y ha sido una pasada poder hacer las fotos de esos momentos.

Cuando salí, me fui directamente al Puerto Olímpico de Barcelona, donde ya había quedado para salir en una motora. Salimos y empezamos a ver un mar lleno de veleros. El mar de fondo era notable y podías ver como entre ola y ola desaparecía el Santa Eulalia a lo lejos. También podías ver como este, en cada ola que le pegaba en la banda, escoraba unos cuantos grados. La verdad es que los comentarios eran de alivio por no estar allí.
La salida fue con muy poco viento, unos 3 nudos de componente N. Pudimos ver como pasaban por delante el Hugo Boss, GAES, Neutrogena y el Cheminées Poujoulat. El One planet, One ocean tubo que penalizar un fuera línea (al igual que el GAES) pero sufrió mucho por la falta de viento y por ser el barco más antiguo de la flota (del 2000). Se podía ver a lo lejos como enrollaban una y otra vez las velas de proa intentando arrancar los 8900 kilos. Les costó pero al final, la brisa de tierra tan característica de la costa de Barcelona, hicieron que se juntaran a la flota justo al pasar la boia Norte. 
La salida en si, no tubo mucho qué! A la que los barcos se acercaban a la boia de desmarque, se vieron abordados por los centenares de embarcaciones que les esperaban a un lado y al otro del canal de seguridad montado por la organización. La falta de viento izo que las personas que estábamos allí, nos viéramos con la “obligación” de acercarnos y fer des de cerca, como los skippers se peleaban con las velas para poder salir del pozo sin viento en el que estaban metidos. 
La verdad es que les costó, algunos más que a otros, pero la brisa de norte empezó a subir y si se alejaban de la costa, el viento de tierra le vendría más limpio y fuerte. Esta situación ha hecho que durante el día de ayer y esta pasada noche, los vientos de componente Norte les han ayudado a poder llegar antes de lo previsto al mar de Alborán.
Veremos que hacen en los próximos días, ya que se esperan vientos flojos de componente E.

@Pol Quintana para Sailing Roots

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies