UN SUEÑO MARINERO

UN SUEÑO MARINERO

El otro día desperté con la sensación de haber estado días navegando. Era esa sensación de bienestar y cansancio que se mezclan y notas en el cuerpo. Las manos te duelen de tantas horas cazando, estibando y trimando velas, las piernas las notas pesadas de tanto aguantar ola tras ola. Pantocazo tras pantocazo. Es una sensación que hasta que no paras un momento, tu cuerpo no es consciente de ella. Como cuando tocas tierra después de días en el mar. Te sientes extraño. La cara te duele por la mezcla de sol y agua salada. Las partes del cuerpo que te quedan al descubierto se resecan por la sal y los cristales formados en tu piel, te duelen al secartelos con las manos ásperas. La mente se te ha cansado. Estás agotado física y psicológicamente. ¡Necesitas dormir! Pero no puedes. Te toca guardia. El mar no deja de pegaros por la aleta de estribor y cada ola que corremos, nos impulsa a planear. Es impensable dormir…. De repente, traslucha la vela sin querer. No entiendes que ocurre. Pero has de moverte porqué se te ha enganchado la mayor con la burda que tenias cazada y te estas llenando de agua por momentos. La mayor ya esta en el agua. Es imposible dormir con lo litros que tienes que achicar. El spi se te ha roto. No tienes vela para esta combinación de viento y ola. Que jodido es todo.

Al despertar con esta grata y a la vez incómoda sensación, no puedo evitar pensar en los marineros que en los siglos pasados navegaban meses y meses sin descanso, pasando temporal tras temporal y luchando contra enfermedades. No puedo dejar de pensar como ha evolucionado y cambiado la forma con la que los humanos nos relacionamos con el mar. Nos hemos inventado tejidos que nos aíslan de las condiciones extremas, hemos inventado materiales más resistentes y duraderos, hemos invertido en nuevos diseños en función de las necesidades (planeadores, ceñidores, casas flotantes, mansiones, amantes de lo clásico…). 
Lo curioso, sorprendente y a la vez apasionante, es que podemos investigar, aprender, diseñar o calcular todo lo que queramos, que al mar nunca le vamos a ganar!

Quien navega, sabe que cada día puede ser una aventura y que por la misma razón, cada vez que nos subimos a un barco tenemos que vivirlo como si fuese la última vez. Es la única manera de apreciar y absorber lo que en cada momento nos ofrecen la navegación y el mar!

Esto ha empezado como un sueño pero quiero acabarlo como un acto de fe. Mi fe en el mar, en mi y, en parte, en la suerte. Puesto que en el mar, hay que saber lo que se hace, hay que saber cuales son nuestras limitaciones y aceptarlas. Pero también hay que tener miedo y respeto al océano pues es la única manera de temerlo y respetarle como se merece!

Let’s Go Sailing

Pol Quintana para Sailing Roots

PD: Que sensación ha de generar un pinchada de esta manera.

TÉCNICOS, INSTRUCTORES, MONITORES…?? HOBBY O PROFESIÓN…

TÉCNICOS, INSTRUCTORES, MONITORES…?? HOBBY O PROFESIÓN…

                                                                                                               Mediterráneo, Mayo 2014




Cuando veo la cara de alguien consiguiendo hacer su primera virada, o coger su primer planeo a bordo de un barco de vela ligera , una tabla de windsurf o un crucero y compartimos ese momento de felicidad infinita, me alegro mucho de dedicarme a transmitir mi pasión por la navegación a vela y el Mar…

Cuando esa cara indica esto no me sale, no puedo, esto no es para mi…. me esfuerzo todo lo que puedo en cambiar esas ideas y hacerle ver que todos podemos…que sólo hay que volver a intentarlo una y otra vez…que al final sale… y que llegar a ese final es una recompensa tan grande que merece la pena todo el esfuerzo realizado…

Los instructores, técnicos, monitores o como narices nos quieran llamar, servimos para facilitar y acelerar el aprendizaje….para evitar algunos errores peligrosos… y conducir un proceso de manera que sea lo más sencillo posible para la persona que quiere aprender.
PERO LA PARTE MÁS IMPORTANTE es, sin duda, ser capaces de transmitir la pasión que sentimos por la navegación a vela y el Mar.
Nuestro planeta tiene mucha más agua que tierra y el viento sopla todos lo días, así pues, navegar es o debería considerarse tan importante como andar. Es la mejor manera de viajar por el Mar, la más natural, ecológica, sostenible y la más bonita de todas.
Para ello debemos tener un buen nivel técnico, por supuesto, pero hay una parte muy importante que a veces se olvida que es la didáctica ( compartir y hacer llegar esos conocimientos a los alumnos) y por otra parte la capacidad de saber lo que es mejor para esa persona en cada momento: cuando hay que exigir, qué premiar, como comunicarse, y lo más importante de todo, hacerlo siempre con el mismo amor que sentimos por el Mar y la navegación.
Trabajamos en un medio maravilloso al que hay que respetar, cuidar y observar continuamente para poder disfrutar de él en lugar de sufrirlo.
Tenemos la gran responsabilidad de velar por la seguridad de las personas que participan de la actividad.


Nuestra labor, hasta hace poco no era considerada un trabajo (no existíamos en los listados profesionales), ni tan sólo estaba reglada académicamente. Posiblemente porqué nunca se la ha dado la importancia que tiene… Cosa que, por desgracia, así sigue.
Hay mucha gente que lo considera algo pasajero, provisional… un trabajillo de verano para estudiantes o personas que están preparándose para menesteres más importantes en su vida….
Por otro lado, existimos algunas personas …. los auténticos navegantes y enamorados del Mar y la Navegación, que lo consideramos una profesión seria e importante. Un trabajo que exige de continua formación, entreno y actualización de conocimientos y aptitudes para mejorar día a día…
Somos una minoría, claro….porqué al final en esta absurda sociedad que se han inventado cuatro energúmenos, lo que manda es el poderoso caballero Don Dinero y todas sus fatales consecuencias…. con lo cual nuestra profesión no destaca, ni es considerada ya que ganarse las bellotas con esto….es casi imposible.
Intentar dedicarse profesionalmente a la enseñanza o difusión de nuestro amor por el Mar y la Navegación a vela es una misión casi útopica….a pesar de que algunos ilusos seguimos empeñados en ello.


Somos nosotros, los que nos dejamos la piel día a día en el agua, los que debemos seguir luchando para que nuestra profesión mejore, siga existiendo y por supuesto para mejorar nuestras condiciones laborales.
Me parto de risa cada vez que alguien me dice…. tú si que vives bien!.. todo el día al Sol, en un barquito, al aire libre…. con una sonrisa en la cara de oreja a oreja….
Pues claro!!!….PORQUE YO AMO LO QUE HAGO!!… LO AMO A TOPE, CON PASIÓN, CONCIENCIA Y RESPETO…
Y sí!!!!…tengo la suerte de seguir enamorado del mar, de la Navegación a Vela y de intentar compartir ese amor con las personas que deciden iniciarse en esta maravillosa aventura.



A quién corresponda: políticos, directivos de clubes y federaciones, multinacionales esponsorizadoras, etc…. Si algún día se les ocurre pensar que sería mucho mejor invertir para que miles de niñ@s se iniciaran en este mundo en vez de pagarle el barco a un par de buenos navegantes para que den la vuelta al mundo lo más rápido posible (ver presupuestos de Copa América, Volvo Ocean Race, Barcelona World Race… y comparar con lo que se invierte en enseñanza y difusión del deporte de base en nuestro país)  igual empezamos a cambiar cosas y a hacerlas con CONCIENCIA, RESPETO, AMOR y no sólo con ánimo de lucro o para salir en prensa y TV.


Ferran Martínez para Sailing Roots

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies