Como la Vida misma!

Como la Vida misma!

COMO LA VIDA MISMA … ”
Sovint recordo fragments de converses que hem tingut al llarg d’aquests últims 4 anys amb els companys d’A Vela. Concretament, hi ha dues frases que em venen un cop i un altre al cap. Una d’elles la recordo amb molt carinyo, amb molta tendresa: un dia d’entrenament, aprenent a arriar el Gennaker, havia d’anar tirant la vela cap a mi vigilant que no toquès l’aigua, i ho havia de fer a gran velocitat. Per animar-me a fer-ho bé, recorodo com l’Aitor em va cridar: “sense por Judith, abraça-la, com si l’estimessis!!!”. I escrivint això em ve aquella resposta que en aquell moment no vaig dir però que estic convençuda que ja sentía: “És que l’estimo”. I és que l’estimo, estimo les veles, el barco, l’aigua, la sal, el vent.
L’altre frase que recordo encara més sovint, és la que va dir un cop el Gabriel al comentar alguna cosa sobre la navegació: “como la vida misma”, va dir. I l’Aitor va contestar: “si, és que navegar és como la vida misma”. Porto dies pensant que aquesta frase és molt simbòlica, però que en realitat, no és la navegació el que hauria de ser “como la vida misma”, sinó que la “vida misma” hauria de ser com la navegació. I és que si puguessim adoptar els principis de la navegació a la nostra vida, si fossim tant sols conscients de que viure requereix guiar-se pels principis de la naturalesa, pels principis que regeixen la navegació…
No sería tot més fàcil, però ho viuriem amb més calma, amb més armonía. Són tants els paral·lelismes que es poden establir. Començant pel més bàsic, el rumb. Quan en la navegació es decideix que vols anar a un lloc, mai saps exactament com hi arribaràs. Tot depèn de les condicions meteorològiques. Si et ve el vent de cara, hauràs de cenyir, no pots anar contra el vent. La cenyida no és un rumb fàcil, pot semblar que cada bordo t’allunyi de l’objectiu, però en realitat t’està apropant, no vas a rumb directe, però fent “ziga-zaga” t’hi apropes. La cenyida és incòmode, perquè tenir el vent de cara no és fàcil, el barco escora, i la velocitat acostuma a ser més lenta, però si ajustes bé les veles i et sents segur, pot ser tant divertit…!
Ajustar les veles, aquesta és un concepte clau, perquè les veles són els recursos personals de cadascú, com més ben ajustades estiguin les veles millor navegarà el barco i més ràpid anirà, com més aprofitem els nostres recursos personals més ràpid i millor arribarem al nostre objectiu. Per això, però, cal conèixer bé quines veles tenim, i quina cal posar en cada moment. Tot depèn, com sempre, de les condicions meteorològiques.
La cenyida, com deia, no és un rumb fàcil, però el vent de cara te’l pots trobar molt sovint, i per tantl és important acotumar-s’hi i aprendre a navegar en cenyida. Com en la navegació, a la vida molts cops has de cenyir, que no és allunyar-te del teu objectiu. Es podría evitar la cenyida, podries canviar de destí, i anar a un port en el que hi puguis arribar amb el vent a favor, però és realment aquest el port on vols anar? Això sí, no cal ser imprudents, quan el vent de cara és massa fort, més val esperar-se uns dies a que baixi el vent, o canvii de direcció.


M’agrada també pensar que quan es navega es planeja prèviament, es traça una ruta segons les previsions, però sempre se sap que no són més que això, previsions. I quan la realitat no et permet cumplir les previsions, o quan et trobes al mig d’una tormenta imprevista, no et queixes, simplement actúes: a vegades d’una manera més conscient i entrenada, d’altres per simple instint de supervivencia, tot depèn de la capacitat i experiència de cadascú. Navegar és pensar-sentir-pensar. Tant bàsic i tant complicat.
Navegar és, també, escoltar. Escoltar i aprendre. I navegar és sobretot, adonar-se que no té res a veure ser tripulant que patró. El tripulant fa, executa, i sí, pensa, però sempre té la responsabilitat el patró. El tripulant gaudeix perquè sap que el guien. El tripulant és un nen que deixa que la mare l’agafi de la mà i el porti sense saber ell on va. El patró… el patró inexpert pateix, pateix perquè sempre ha estat tripulant i de cop ha de ser patró, pateix perquè sent la responsabilitat, pateix, sobretot, perquè sent la incertesa, aquella que com a tripulant li era fins i tot agradable. Pateix perquè ha de manar, i ha de saber escollir bé la tripulació. Però el patró gaudeix més que ningú quan arriba a port. Gaudeix més que ningú quan ha près una decissió acertada, i aprèn més que ningú quan s’equivoca. El patró gaudeix decidint la ruta. El patró gaudeix cuidant, mimant, invertint en el seu vaixell. Perquè el patró, més que ningú, s’estima el seu vaixell. Perquè navegar és viure i viure és navegar, perquè si vivim com es navega, viurem millor.


Perquè navegar no és com la vida mateixa, és la vida mateixa, que és com navegar.

Judit Karasso per Sailing Roots
NAVEGAR EN LIBERTAD

NAVEGAR EN LIBERTAD

Hoy he sentido la necesidad imperiosa de escribir lo que me ha pasado….
Llevo años conociendo a personas increibles en puertos y fondeaderos varios….. en realidad son los personajes que forjan mi historia o mi vision particular de las gentes del Mar.
Y creo que les voy a ir dedicando algunos posts a medida que los vaya rememorando y la inspiración literaria (jajaja….) me atrape, como ha pasado hoy.
Esta tarde, café en mano, despues de la jornadita laboral, cuando de repente he visto entrar a puerto un trimaran de estos de playa…. que van a remo, a pedaales y llevan una mayor enrollable para aprovechar el viento cuando sopla. Pero en seguida he observado que venía tuneado y más cargado de lo que es habitual.
Evidentemente, solté el café y corrí a ver de cerca el artefacto….. y la cara del personaje que venía tripulándolo.  Subí a la zodiac y me acerqué…. el hombre me pregunto si hablaba inglés, asentí y me preguntó si podía abarloarse al muelle de espera del puerto. Le dije que claro que si y le eché una mano en la maniobra y a amarrar.
A bordo observé que llevaba, dos palas de kayak, unas plataformas de aluminios encima de cada casco extrerior del trimarán, algo de electrónica, una radio vhf, y algunos enseres y bultos más.

Charlamos un poco y me pregunta si puede cargar su movil …. menudo crack!.

Ricky D Smith, así se llama este aventurero, tejano de nacimiento, técnico en energías renovables y que lleva años viviendo en Europa (Francia, Holanda, Bélgica, Alemania).
Me ha pedido un cigarrito, ya que se ha estropeado su cigarrillo electrónico y un café…. porqué a pesar de haberse criado en Texas, lleva años en Europa y aprecia el buen café.
Pues mientrs se cargaba su movil y compartíamos un buen cafelito, al Sol del atardecer heos tenido una charla marinera….
Me ha contado que salió de Alemania en septiembre, cruzando por canales hasta el sur de Francia, entró al Mediterráneo por Setè y ha ido costeando, llegando esta tarde a Mataró.  Camino de Afríca.
Luego hemos hablado de lo que le ha ido pasando durante la travesía, algun sustillo con la Tramontana pasando Cap de Creus, me ha contado que le añadió un foque a su embarcación para que le ayudaba en las ceñidas,, pero que le da miedo que el mástil no aguante, Hemos bromeado sobre el café, sobre el clima…. estaba super feliz de estar en España…. me decía en el norte de Francia a las 16:30 de noche!!!!…horrorizado.
Su viaje, austero, seguro que poco cómodo en ocasiones y sin más planificación que la que la meteo te permita…. me ha parecido de lo más auténtico que he visto en tiempo.
AUTÉNTICO…. de verdad….. Navegación LIBRE… de verdad, sin presiones, sin papeles, sin permisos,  sin sponsors, sin un destino claro, sin tener que pensar en resultados o en dar explicaciones de nada a nadie….sin más objetivo que el de disfrutar del VIAJE….. de la MAR…. del VIENTO….. de poder compartir un café con un freakie del Mar que trabaja en el puerto en que recalas….de sufrir una tormenta, de pasar frío o calor, de compartir momentos irrepetibles con EOLO y POSEIDÓN…..
Ya tengo un maestro más a mi lista particular y un amigo de MAR para siempre….
Ha sido un placer compartir atardecer, charla, café, risas y cigarro con un auténtico aventurero AMANTE DEL MAR,

Gracias Ricky!!!!!

Os dejo su canal de yotube y su facebook, por si quereis seguirle la pista…

https://www.youtube.com/channel/UCywfSnCoe25aHKOB4xWpPEw

https://www.facebook.com/ricky.d.smith.98?fref=ts

.
Ferran Martínez para Sailing Roots

YO SOY EL OCÉANO


Aquí estamos de nuevo….con nuevos vientos, olas gigantes y un veranito más a nuestras espaldas…

Nuevo récord en la Route du Rhum., la Volvo Ocean Race en marcha… la BWR a puntito de empezar…preparativosos en la Mini Transat….los Figaro trimando velas….y lo más importante de todo: ya tenemos miles de nuevos aficionados a la vela, gracias a las escuelas, empresas, clubes y sobre todo a los técnicos que han conseguido enganchar a las nuevas generaciones durante los cursos y actividades veraniegas a lo largo y ancho de nuestro amado Mediterráneo.
La Navegación a vela gana adeptos cada año pero hay que darle continuidad y seguir trabajando duro para que esa afición se convierta en pasión para algunas de esas personas, y no nos lo ponen fácil.

A pesar de todo, pasito a pasito, milla a milla la Navegación a Vela va ganando posiciones…

Cuánto tiempo tendrá que pasar para que veamos a grandes cargueros navegando de nuevo a toda vela??!!!…. va a ser parte del cambio de conciencia global que se está gestando en nuestro mundo.

Estamos hartos de embarcaciones que no hacen más que ensuciar y destrozar nuestro medio… Hartos de personas que sólo piensan en seguir enriqueciéndose a base de explotar, robar y destrozar las vidas de las personas y nuestro entorno, el/la MAR.

Hartos de prospecciones petrolíferas y de gobiernos que protegen intereses de empresas privadas contra la voluntad de un pueblo que reivindica el cuidado y la no destrucción de los ecosistemas que dan vida a nuestro planeta.

Hartos de cruceros giantescos que producen más residuos y contaminación que pueblos enteros para el enriquecimiento de unos pocos.

Hasta que un día nuestros océanos y nuestro lindo planeta se harte de verdad y nos mande al carajo!


Ferran Martínez para Sailing Roots
DSS, EL PRESENTE DE LA VELA

DSS, EL PRESENTE DE LA VELA

En 1977 nació una de las regatas oceánicas que pasará a la historia por ser la base de la vela profesional de grandes distancias y en solitario: La Mini Transat. Con ella, empezaron a aparecer las innovaciones que poco a poco se van implantando en la vela convencional o de usuario.

En 1979, aparecen los primeros cascos planos y los depósitos de lastre. Todo ello, inventado y diseñado para grandes regatas.

En 1985, Yves Parlier, fabricó el primer mástil de carbono y de eso casi hace ya 30 años.

En 1991, Desjoyeaux, inventa la quilla pivotante que diseña especialmente para la Mini Transat. A la vez, aparecen las orzas anti deriva para cruceros, puesto que la quilla, al desplazarse hacia barlovento, queda inutilizada como elemento anti-deriva y pasa a formar parte del desplazamiento de peso a barlovento para la estabilidad del velero. Hecho que permitió la incorporación de velas más grandes, puesto que se podía soportar escoras menores gracias a las quillas basculantes.

Y en 2011, David Raison, inventa el Mini con proa redonda, en base al carácter planeador de los Minis y barcos diseñados para correr grandes distancias en el menor tiempo.

Siempre he sido un enamorado de los Minis y cada vez tengo más claro que en un futuro, acabaré formando parte de ese grupo de gente que sin pretensiones de llegar a nivel profesional, ha hecho alguna vez la Mini Transat. La clase Mini, por sus reducidas dimensiones, aporta el escenario perfecto para saber, que es lo que se siente al navegar grandes distancias en un velero de 6.5 metros y las limitaciones que tanto el barco como tú tienes. Además, es el diseño perfecto para poder investigar y probar nuevos componentes, materiales y diseños, puesto que los costes son de lo más reducido que hay si comparamos con otros proyectos náuticos. La gracia, es que lo que después vemos en un IMOCA o en un VO70, primero se ha experimentado en un Mini.

¿Es verdad mi última afirmación?

Realmente no. Sería muy corto de miras por mi parte pensar que todo sale de un Mini. La verdad es que muchas de las aplicaciones que vemos ahora en veleros de competición y en veleros de recreo, proviene de la clase Mini, pero no todo.

Un ejemplo y es básicamente el propósito de este post, son los llamados Dynamic Stability System.


En este caso, el invento  nació en la vela ligera pero para ser aplicado en grandes veleros. La idea es simple. Utilizando la fuerza de la gravedad, se han inventado una orza transversal al velero que cuando el barco escora por la fuerza del viento, esta orza se desplaza a sotavento. ¿pa’ que? Pues muy simple, la orza o foil, al deslizarse por la parte de sotavento, lo que genera es fuerza de sustentación y ayuda al velero en su estabilidad y en la escora. Lo que ha permitido ganar en velocidad y control del velero. (De todos modos, os invito a visitar la web de este invento y que trasteéis un poco  en sus entrañas). La gran ventaja, sobretodo, ha sido para los veleros con quillas pivotantes, puesto que este foil, sumado a las orzas anti deriva, han ayudado a esta estabilidad negativa que tienen los veleros con quilla basculante.


Con este invento, fruto de la ingeniería de última generación, están convirtiendo los veleros en artilugios al servicio de millonarios pero a la vez, creo que hay tantas cosas que no sabemos de lo que pasa debajo del mar en un velero, que cada vez más vemos como las obras muertas se parecen más a cuerpos hundidos mutilados, con agujeros y apéndices que les salen por todos lados. Cuando veo el casco del Wild Oaks (velero australiano vencedor de la última edición de la Sydney – Hobart), flipo! Lleva: Orza pequeña en proa, quilla basculante, orzas anti deriva y los Canting Foils. Un frankenstein.

La verdad, me parece impresionante lo que genera el agua debajo de un velero. Cuando sales a navegar en vela ligera, no te das cuenta de las de cosas que puedes mejorar en un barco. Pero te das cuenta que con una sola orza, un timón y una vela, también se puede navegar.

Animo a todos y todas las amantes de la vela que por encima de todo: NAVEGEN!

Navegar, es lo mejor que nos ha podido pasar. Lo hacemos des de hace miles de años y no podemos permitirnos el lujo de dejar de hacerlo. Es como volver a nuestras raíces.

VIVA EL MAR! VIVA LA VIDA!

Pol Quintana para Sailing Roots


UN SUEÑO MARINERO

UN SUEÑO MARINERO

El otro día desperté con la sensación de haber estado días navegando. Era esa sensación de bienestar y cansancio que se mezclan y notas en el cuerpo. Las manos te duelen de tantas horas cazando, estibando y trimando velas, las piernas las notas pesadas de tanto aguantar ola tras ola. Pantocazo tras pantocazo. Es una sensación que hasta que no paras un momento, tu cuerpo no es consciente de ella. Como cuando tocas tierra después de días en el mar. Te sientes extraño. La cara te duele por la mezcla de sol y agua salada. Las partes del cuerpo que te quedan al descubierto se resecan por la sal y los cristales formados en tu piel, te duelen al secartelos con las manos ásperas. La mente se te ha cansado. Estás agotado física y psicológicamente. ¡Necesitas dormir! Pero no puedes. Te toca guardia. El mar no deja de pegaros por la aleta de estribor y cada ola que corremos, nos impulsa a planear. Es impensable dormir…. De repente, traslucha la vela sin querer. No entiendes que ocurre. Pero has de moverte porqué se te ha enganchado la mayor con la burda que tenias cazada y te estas llenando de agua por momentos. La mayor ya esta en el agua. Es imposible dormir con lo litros que tienes que achicar. El spi se te ha roto. No tienes vela para esta combinación de viento y ola. Que jodido es todo.

Al despertar con esta grata y a la vez incómoda sensación, no puedo evitar pensar en los marineros que en los siglos pasados navegaban meses y meses sin descanso, pasando temporal tras temporal y luchando contra enfermedades. No puedo dejar de pensar como ha evolucionado y cambiado la forma con la que los humanos nos relacionamos con el mar. Nos hemos inventado tejidos que nos aíslan de las condiciones extremas, hemos inventado materiales más resistentes y duraderos, hemos invertido en nuevos diseños en función de las necesidades (planeadores, ceñidores, casas flotantes, mansiones, amantes de lo clásico…). 
Lo curioso, sorprendente y a la vez apasionante, es que podemos investigar, aprender, diseñar o calcular todo lo que queramos, que al mar nunca le vamos a ganar!

Quien navega, sabe que cada día puede ser una aventura y que por la misma razón, cada vez que nos subimos a un barco tenemos que vivirlo como si fuese la última vez. Es la única manera de apreciar y absorber lo que en cada momento nos ofrecen la navegación y el mar!

Esto ha empezado como un sueño pero quiero acabarlo como un acto de fe. Mi fe en el mar, en mi y, en parte, en la suerte. Puesto que en el mar, hay que saber lo que se hace, hay que saber cuales son nuestras limitaciones y aceptarlas. Pero también hay que tener miedo y respeto al océano pues es la única manera de temerlo y respetarle como se merece!

Let’s Go Sailing

Pol Quintana para Sailing Roots

PD: Que sensación ha de generar un pinchada de esta manera.

EOLO

EOLO

                                                              Mediterráneo, Junio 2014
EOLO
Navegar a vela, nuestra pasión, depende siempre del VIENTO. Y lo más importante para cualquier navegante es aprender a reconocerlo, valorarlo y saber como usarlo para sacarle el mayor rendimiento a las velas que impulsan nuestro velero.
El viento es el flujo de gases a gran escala. En la Tierra es el movimiento en masa del aire en la atmósfera en movimiento horizontal. Günter D. Roth lo define como «la compensación de las diferencias de presión atmosférica  entre dos puntos.».

En la civilización humana, el viento ha inspirado la mitología, ha afectado a los acontecimientos históricos, ha extendido el alcance del transporte, y ha proporcionado una fuente de energía para el trabajo mecánico, la electricidad y el ocio. El viento ha impulsado los viajes de los veleros a través de los océanos de la Tierra.
En la mitología griega, los Anemoi (en griego antiguo Άνεμοι, ‘vientos’) eran dioses del viento, que se correspondían con los puntos cardinales desde los que venían sus respectivos vientos y que estaban relacionados con las distintas estaciones y estados meteorológicos. A veces eran representados como simples ráfagas de viento y otras se les personificaba como hombres alados, e incluso en ocasiones tomaban la forma de caballos encerrados en los establos de su señor y gobernante, Eolo, que residía en isla de Eolia, si bien  los demás dioses, especialmente Zeus, ejercen poder sobre ellos. Según Hesíodo los vientos beneficiosos: Noto, Bóreas, Argestes y Céfiro eran hijos de AstreoEos, y los destructivos lo eran de Tifón.


Cuando aprendemos a navegar, hay que empezar por reconocer el Viento para poder orientar nuestra embarcación y las velas con el fin de llegar a buen puerto. No es tarea fácil al principio, ya que esto supone un cambio en nuestra orientación habitual. Navegando no existen izquierda o derecha, y los puntos de referencia a los que estamos habituados. en mitad del Mar, tampoco. Por ello hay que aprender a orientarse de una forma diferente: teniendo como principal punto de referencia al Dios EOLO, el Viento.
Tenemos veletas para reconocer su dirección, anemómetros para medir su intensidad, le pusimos nombres,

está la escala Beaufort para medir su intensidad, los meteorólogos que se pasan horas haciendo sus cálculos para preveer que Viento soplará mañana…. Pero en mitad del Mar, cuando nos encontramos con lo que de verdad hay…. estás tú, tu embarcación y sus velas, y el Viento.




Si eres navegante, la relación con el Viento es maravillosa, mágica, ya que hay momentos para todo…
A mi personalmente, me encanta jugar con él… pero he tenido momentos en que le he temido…amado…disfrutado…sufrido… buscado…escapado de él… pero al final, como buen amigo…. siempre acabo pensando en lo agradecido que le estoy por la cantidad de maravillosos momentos y aventurillas que hemos compartido.

Cazar o amollar velas para aprovecharlo mejor…. ajustar el trimaje… embolsar o aplanar vela… abrir o cerra baluma… jugar con la posición del mástil, el twist de la vela, tensar o aflojar el grátil de la vela, todas esas pericias de navegante para aprovechar más y mejor la fuerza del viento… es, sencillamente apasionante.

Aquí os dejo una serie de denominaciones según el gran navegante Antonio de Ulloa, que me han parecido interesantes y curiosas para compartir con tod@s vosotr@s:

Vientos según su dirección

Según Antonio de Ulloa, con respecto a su dirección, se dice:
  • viento por la proa es el que precisamente trae su dirección del mismo punto a que debe dirigirse el rumbo.
  • el contrario es el que se le aproxima mucho o con la sola diferencia de una a tres cuartas en su dirección.
  • escaso, el que ni aun de bolina permite navegar al rumbo que debe hacerse.
  • de bolina, es el que sopla desde las seis a las ocho cuartas.
  • el ancho, el largo y el abierto el que viene en dirección que forma con la del rumbo un ángulo mayor que el de las seis cuartas de la bolina. Cuando este ángulo es recto, se dice viento a la cuadra que en lo antiguo llamaban cuartelado y cuando solo le faltan dos o tres cuartas para coincidir con la quilla por la parte de popa se dice por la aleta o por el anca.
  • el de a popa o en popa el que se aproxima mucho al de en popa cerrado que es el que sigue rigurosamente ia dirección de la quilla en el rumbo que hace la nave.
  • el de travesía, que como se ve en esta voz adquiere su denominación relativamente a los parajes sobre que sopla.

Otras denominaciones

Tales son, relativamente a su dirección:
  • el viento a la estrella, que se dice muchas veces del norte
  • viento a la cabeza, que llaman en Veracruz al mismo Norte cuando reina con suavidad en los meses de verano y particularmente en Agosto y Septiembre
  • viento a la marmarero y de fuera, que es el que viene del lado de la mar con respecto a la tierra y equivale en los puertos o inmediaciones de ésta a la virazon.
  • viento a la tierra o de tierra, al contrario, el que sale desde ella hacia la mar y equivale a terral.
  • viento a fil de roda, que es lo mismo que por la proa o por el pico.
  • viento puntero, que se llama así porque obliga a puntear y equivale a escaso.
  • viento de revés que es el que repentina o accidentalmente hiere en las velas por la cara de proa.
  • viento de bordada, el que permite hacer una bordada larga y ventajosa con relación al objeto del viaje.
  • viento de través, es lo mismo que a la cuadra, no solo accidentalmente con respecto al costado del buque en alguna posición o maniobra momentánea sino también con relación al rumbo que éste sigue.
  • viento en tantas cuartas, aquel cuya dirección forma con el rumbo a contar desde proa un ángulo del número de cuartas determinado.
  • viento favorable, el que sopla en direcciones próximas a la derrota o forma con ella ángulos obtusos.
  • viento de botalones, el largo o en popa de la calidad de los bonancibles que permite llevar las alas.
  • viento franco, el que da lugar para seguir un rumbo determinado navegando en buena vela o sin necesidad de apuntar las bolinas.
  • viento cerrado a tal rumbo, el que trae rigurosa o exactamente su dirección en el rumbo señalado, sin declinar un ápice a uno ni otro lado.
  • viento arremolinado, el que forma remolinos en su curso.
  • viento variable, el que no fija su dirección o no guarda en ella ley alguna conocida. Entre éstos suele haber alguno tal que figuradamente se dice viento redondo porque parece que sopla de toda la redondez del horizonte.
  • viento por el zenit, expresión figurada con que se significa una gran calma.
  • vientos cardinales, los que toman su origen de los cuatro puntos cardinales del horizonte
  • vientos orientales y occidentales, los que proceden de la parte del oriente o de la del occidente.

Vientos según su fuerza

En atención a su fuerza, y empezando a contar, según D. Antonio de Ulloa, desde la calma muerta o chicha, se dice:
  • solo calma, cuando se advierte de tiempo en tiempo algún ambientillo muy ligero
  • vahajillo, cuando se nota un vientecillo muy flojo que no llega a la superficie del agua
  • ventolina, cuando este vahajillo apunta por diversas partes sin fijarse en ninguna
  • viento entablado, cuando se afirma por alguna parte
  • viento fresco (que también se llama viento de todas velas, y por otro estilo viento de juanetes) cuando van las velas llenas y no gualdrapean
  • frescachón, cuando es recio y no permite llevar juanetes
  • cascarrón, cuando se necesita tomar rizos a las gavias
  • ventarrón, cuando obliga a aferrarlas y a mantenerse con las dos mayores
  • temporal, cuando es preciso quedar con el trinquete, correr o ponerse a la capa.
  • hay además viento aturbonadoviento a ráfagascontrastes y huracanes.

Otras denominaciones

  • viento calmoso, el muy flojo y que sopla con intermisión
  • viento flojo, el de menos fuerza que el bonancible pero constantemente como él o no interrumpido como el calmoso.
  • viento bonancible, el de fuerza moderada que permite llevar hasta las velas más menudas y al cual se dan también los nombres o calificaciones de suaveapacibleblando,benignofresquitogaleno o se indica lo propio con decir viento de sobrejuanetes
  • viento hecho, el que también se dice entablado y seguro
  • viento de tantas millas, el de fuerza capaz de hacer andar al buque el número de millas determinado
  • viento igualseguido o llano, el que sopla con un mismo grado de fuerza constantemente y diferencia del desigual que es el designado por la expresión de viento a ráfagas oa rachas y que también se llama traidor, en su caso
  • viento manejable, el más fuerte que el fresco pero que permite hacer cualquiera maniobra conveniente
  • viento de tantos rizos, el frescachón cuyo grado de fuerza se indica con el número de rizos tomados a las gavias
  • viento duro, el cascarrón y el ventarrón, que también suele significarse con la expresión de viento para una escuadra
  • viento forzado, el que obliga a buscar abrigo o tomar un fondeadero a toda costa o hacer otra maniobra violenta en las circunstancias para separarse de algún peligro o evitarlo
  • viento borrascosoviolentotormentosoimpetuosodeshechopesadofuriosoporfiadotemiblepeligroso, etc. el temporal o el muy semejante a éste y que es llamado con todos estos nombres por varios autores y en la generalidad de los escritos antiguos y modernos, en los cuales se ven además equivocadas o usadas como equivalentes las voces de tiempo o temporal y viento en estos casos
  • viento huracanado, el temporal que se aproxima en su fuerza a la del huracán.

Vientos según su localización

  • vientos periódicos, o por otro nombre elesios, que son los que se mudan o cambian por lo regular en direcciones opuestas en tiempos determinados como las monzones en los mares de la India oriental
  • vientos refutares, los generales y los periódicos
  • viento particular, el que sopla en los mares donde su dirección no es constante.

También se dice:

  • viento de sol, al que se levanta o refresca con la salida y elevación de este astro sobre el horizonte y vuelve a caer o aflojar cuando se pone
  • viento de marea, el que aumenta de fuerza o entra con la marea creciente y cede en la menguante
  • viento alto, el que corre con más fuerza o con otra dirección a cierta altura de la superficie del mar
  • vierto bajo que cuando lo es notablemente se dice también rastrero, el que sopla desde la superficie del mar hasta una cierta altura con mayor fuerza y aun a veces en dirección diferente del alto
  • viento liviano y sobreaguado, nombre que daba Sarmiento al que parece que corre por sobre la superficie del agua o tocándola muy poco de modo que aunque contrae la expresión a un ventarrón no levantaba mucha mar
  • viento oscuro y viento claro, el ventarrón acompañado de cerrazón en el horizonte y en la atmósfera o sin esta circunstancia
  • viento sucio, el achubascado y oscuro que trae aguacerosllovizna, etc.
  • viento de un dedo, expresión que se usa familiarmente para ponderar la violencia e impetuosidad de un temporal. Con ella se manifiesta la dificultad o imposibilidad de asomar y mantener derecho un dedo por encima de la borda sin que lo doble o encorve el viento que en él choca.
  • se dice viento negro al aquilón y hay autor que denomina vientos altanos a los que se levantan de tierra y corren al mar y vuelven al continente y dice que estos mismos, cuando se vuelven al mar, se llaman apogeos porque parten de la tierra. 
Demos gracias a EOLO y sigamos disfrutando de su fuerza y sus caprichos divinos.

Ferran Martínez para Sailing Roots

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies