Los IMOCA del futuro

Los IMOCA del futuro

Realmente hace años que vamos viendo como los veleros de alta competición, estan haciendo modificaciones y mejoras a un ritmo muy elevado. La verdad es que ya hace años que vemos como los proyectos millonarios, son los que van introduciendo las más altas innovaciones.

La primera vez que vi a los AC72 en la pasada edición de la 34 America’s Cup, pensé en lo que afectaria este diseño a la vela. Sin duda, los foils que los impulsan a 4 metros del agua, no son una pieza nueva. Ya están inventados y pensados des de que Tabarly pensara en el Hydroptère. Pero la incursión de este diseño en la regata americana, creo que acabó por impulsarlo.

Todo esto viene a cuento, cuando hace un par de semanas se presentara el nuevo modelo IMOCA Banque Populaire VIII de Armel Le Cléarc’h. El francés, ha conseguido la máquina más bestia que de momento hay en el panorama de los mono-cascos a vela. Todos sabemos de la existencia de las orzas anti deriva y como Alex Thomson aplica el la fuerza de los foils a estas, dándole forma curva para levantar el barco 10 cm del agua. Unos 8 m2 de superficie menos rozando con el agua. Pero ahora, el nuevo IMOCA incorpora la tecnología hydrofoil al terminar sus orzas anti-deriva con una prolongación como la de los AC72. 

El diseño, esta pensado para la navegación en largo o vientos portantes ya que en ceñida, representan un hándicap. Cuenta Vincent Lauriot-Prévost, que a más velocidad, más fuerza va ha hacer el foil para levantar el barco del agua. Cuanta más velocidad, menos fricción. Representa que entre el 10-15% del tiempo en una regata de vuelta al mundo es de ceñida, con lo que ya se cuenta con esta cifra para calcular las mejoras que supone aumentar la velocidad en rumbos portantes. 


La idea de diseñar este velero es poder batir el récord de Fraçois Gabart con el Macif en la pasada edición de la Vendée Globe de 78 días y reducirlo en 2 días. La verdad es que la vela oceánica va cada vez más al límite. artículo relacionado

El problema de todo esto es que detrás hacen falta un mar de patrocinadores! La vela oceánica se financia a base de dinero privado. La verdad es que no espero dinero público, lo que espero es más inversión privada en la vela oceánica pero también en la base de la vela. Imaginemos cuantos regatístas oceánicos podríamos tener en España, si la inversión empieza desde abajo y puede crear un poco más de escuela. Sin la vela ligera, sin la base, nos quedamos sin nada. Y si encima, se invirtiera dinero publico en este deporte, la verdad es que ayudaría a igualar un poco la balanza y hacer que la vela dejase de ser un deporte sin clase social. Por desgracia, creo que esto es así.

Otro artículo relacionado.

Pol Quintana Aguilera para Sailing Roots

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies